Adicción a la cocaína y el abuso

Adicción a la cocaína y el abuso

Este articulo es para Profesionales médicos

Los artículos de referencia profesional están diseñados para que los profesionales de la salud los utilicen. Están escritos por médicos del Reino Unido y se basan en pruebas de investigación, directrices del Reino Unido y europeas. Usted puede encontrar el Drogas recreativas Artículo más útil, o uno de nuestros otros. articulos de salud.

Adicción a la cocaína y el abuso

  • Efectos de la cocaína.
  • Epidemiología
  • Presentación
  • Manejando una crisis psiquiátrica y / o médica.
  • Gestionar una solicitud inicial de ayuda
  • Cuidado continuo
  • Intervenciones basadas en evidencia

Ya sea que tengan un interés especial o no, los médicos de familia deben familiarizarse con la administración de la atención primaria del abuso de drogas y, en particular, con las principales clases de medicamentos disponibles. La cocaína es la droga de clase A más utilizada, superando el uso de heroína.[1]

  • El polvo de clorhidrato de cocaína generalmente se inhala pero a veces se inyecta.
  • La cocaína crack es la forma de base más volátil producida por el calentamiento del polvo de clorhidrato importado con bicarbonato de sodio (bicarbonato de sodio) y agua. Generalmente se fuma pero a veces se inyecta. Procesar la cocaína de esta manera produce metilbenzoilecgonina (cocaína de base libre) que atraviesa la barrera hematoencefálica más rápido y conduce a los problemas más graves.
  • La cocaína se inyecta ocasionalmente en combinación con heroína. Esto se conoce como speedballing y conlleva un mayor riesgo de sobredosis.

Efectos de la cocaína.[2]

La frecuencia de uso puede llevar a diferentes efectos clínicos. Se han identificado tres patrones de uso:

  • Usuario recreativo: el uso ocasional produce euforia, aumento del estado de alerta y sentimientos de confianza en sí mismo y competencia. Esto es más pronunciado cuando se fuma o se inyecta por vía intravenosa (IV) que cuando se inhala polvo. Al 'alto' le sigue una meseta y luego un 'descenso'.
  • Usuario compulsivo: el uso frecuente y repetido causa taquicardia, contracciones nerviosas, insomnio y ansiedad. El paciente puede experimentar alucinaciones o delirios persecutorios que pueden resultar en agresiones peligrosas. Los atracones prolongados pueden provocar un síndrome de lavado: letargo y sueño profundo durante varias horas o días con recuperación espontánea.
  • Dependencia crónica de altas dosis: puede provocar un tabique nasal perforado, complicaciones psiquiátricas y médicas graves y muertes.

Un estudio encontró que los consumidores de cocaína tenían un patrón de uso moderado (en términos de cantidad de días de uso por mes) en comparación con los usuarios de heroína.[3]

Epidemiología

El uso general de cocaína ha disminuido en comparación con las cifras de 2008/9, aunque esta caída parece estar estabilizándose. El cannabis es el tipo de droga que más se usa. Las tendencias emergentes son el uso del éxtasis en el grupo de 16 a 24 años y de las nuevas sustancias psicoactivas (NPS) en el grupo de 16 a 59 años. La categoría NPS cubre una amplia gama de sustancias de fácil acceso, llamadas "máximos legales", algunas de las cuales no son legales y otras no tan nuevas.[1]

Las muertes en el Reino Unido relacionadas con la cocaína aumentaron drásticamente a 247 en 2014, en comparación con las 169 muertes en 2013. Si bien esta cifra es muy inferior a las 1.022 muertes registradas en 2008, ha habido una tendencia cada vez mayor desde 2010. Las agencias criminales del Reino Unido creen que el aumento de la pureza de La cocaína en polvo y la pureza variable de la cocaína crack han contribuido a esto.[4]

El trauma en la primera infancia parece ser un factor de riesgo en el desarrollo del abuso de cocaína.[5]

Presentación[2]

Los usuarios de cocaína pueden presentar en la práctica general de varias maneras:

  • Paciente psiquiátrico de urgencias, que puede presentar ansiedad / paranoia aguda.
  • La persona revela abusos y solicita ayuda.
  • El abuso no se divulga, pero la presentación es uno de un problema médico relacionado con la cocaína, como el asma, los dolores en el pecho y la pérdida de peso (consulte el artículo sobre Abuso de drogas - Presentaciones inusuales).
  • Un paciente que toma otra droga (típicamente heroína) revela que ahora también están usando cocaína.
  • Inusualmente, un empaquetador de cuerpo o rellenador solicita laxantes.
  • Dependencia del alcohol: un estudio mostró que los bebedores de alcohol que también consumen cocaína tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar dependencia del alcohol que aquellos que no la consumen.[6]
  • Los usuarios de cocaína a veces presentan un trastorno de personalidad antisocial.[7]

Manejando una crisis psiquiátrica y / o médica.[8, 9]

Si el paciente tiene ansiedad / paranoia aguda, siéntelos e intente calmarlos. Una "alta" de cocaína desaparece rápidamente y el paciente pronto debería estar lo suficientemente estable para una evaluación adicional. Las benzodiazepinas pueden ser necesarias si las palabras y un entorno tranquilo no son suficientes. Si el paciente presenta síntomas físicos, realice un examen sistemático y excluya las complicaciones médicas agudas comunes: edema pulmonar, insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, hipertermia.

Gestionar una solicitud inicial de ayuda

Los médicos con especial interés deben seguir las pautas locales de atención compartida. De lo contrario, consulte los servicios locales de abuso de drogas. Todos los médicos de cabecera deben hacer una evaluación preliminar que cubra lo siguiente:[2, 10]

  • Historia: esto debe incluir el uso actual de drogas y alcohol, el tratamiento previo, la historia médica actual y pasada, la salud psicológica y mental y la historia forense. Determine por qué le están consultando ahora y por qué quieren detenerse ahora.
  • La situación social debe evaluarse, durante la cual debe determinarse si alguien más en el hogar está en riesgo inmediato (por ejemplo, niños, adultos vulnerables).
  • Examen del estado físico y mental.
  • Ofrezca pruebas de detección de drogas, hepatitis, VIH e infecciones de transmisión sexual (ITS) después del asesoramiento adecuado.

Cuidado continuo

(Es posible que sea necesario adaptarlo para que se ajuste a las pautas locales de atención compartida):

  • Revise la reciente ingesta de drogas y alcohol.
  • Evalúe el riesgo reciente de virus transmitidos por la sangre (VIH y hepatitis) y verifique que las vacunas contra la hepatitis estén completas.
  • Verifique cualquier cambio en la salud, por ejemplo, peso, respiración, palpitaciones, dolores en el pecho.
  • Revise la piel del paciente para detectar quemaduras e inyectar daños y la nariz para detectar daños en el tabique.
  • Monitoreo del peso, flujo máximo, frecuencia del pulso para arritmias y presión arterial (si es alto, esto puede reflejar un uso reciente).
  • Revisar la salud sexual, por ejemplo, anticoncepción, uso de condones, última prueba de frotis, ITS recientes.
  • Compruebe si ha habido problemas recientes de salud mental, problemas o episodios significativos.

Intervenciones basadas en evidencia[8, 11, 12]

Las siguientes intervenciones basadas en la evidencia han demostrado ser útiles.

Intervenciones psicologicas

  • Gestión de contingencias: los incentivos (como los cupones de compra) se otorgan por períodos de tiempo sin drogas (confirmados mediante análisis de sangre).[13]
  • La terapia cognitiva conductual (TCC) puede ser útil.
  • Entrevistas motivacionales: esto básicamente implica ayudar a la persona a pensar qué cambios deben hacer en sus vidas, centrándose en la necesidad de detener / limitar el uso de drogas, reducir los daños y prevenir las recaídas.
  • Método de Minnesota: está disponible a través de grupos de autoayuda y centros residenciales. No es tan eficaz como la TCC, pero es útil en algunos individuos. Se basa en el enfoque de "Doce Pasos" utilizado en otras formas de adicción, como el alcoholismo.[12]

Medicación prescrita (debe usarse junto con terapias psicológicas y otras)[14]

  • Benzodiazepinas (p. Ej., Diazepam): pueden ayudar a la "caída" y tratar el insomnio. Solo use menos de 30 mg en estas circunstancias y por menos de dos semanas.
  • Antidepresivos: los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son útiles solo si la depresión es una característica y el uso de otras drogas estimulantes ha cesado. Si se usa con cocaína, existe un potencial para el raro "síndrome de serotonina" que presenta una sobreestimulación de comportamiento autónomo, neuromotor y cognitivo.
  • Disulfiram (solo para atención secundaria): existe cierta evidencia de que interfiere con la capacidad de inducción del placer de la cocaína. Es útil especialmente cuando hay abuso combinado de alcohol y cocaína.
  • Los betabloqueadores (por ejemplo, el propranolol) son útiles para la ansiedad, particularmente durante la abstinencia y para reducir la tasa de recaída, pero pueden potenciar el asma asociada con la cocaína.
  • Dexanfetamina (solo para atención secundaria): existe cierta evidencia de que es útil en casos refractarios y donde existe una adicción a los opiáceos combinada.
  • Metadona (atención secundaria): existe evidencia de beneficios, especialmente en el uso mixto de cocaína / opiáceos.
  • Solución de buprenorfina sublingual (atención secundaria): puede ser útil, especialmente en combinación con metadona, en el abuso combinado de cocaína / opiáceos.
  • En la actualidad, las investigaciones se centran en medicamentos que afectan el metabolismo de la dopamina, como el metilfenidato y la selegilina, y una "vacuna de cocaína" que produce anticuerpos contra el medicamento.

El Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia en el Cuidado (NICE) sugiere que la metadona o la buprenorfina se usen como primera línea en la desintoxicación de opioides.[10]

Reducción de daños

Por lo general, esto forma parte de un protocolo de atención compartida e implica discutir el método de consumo de cocaína y cómo minimizar el daño a las encías, la nariz, la piel y las venas y cómo evitar infecciones, etc.

Atención residencial

Esto es útil en algunos pacientes. La desintoxicación previa no siempre es necesaria.

Cuidado por los convalecientes

Se requiere apoyo psicológico y social continuo para prevenir la recaída. El monitoreo continuo por parte del médico de cabecera es muy útil, con referencia a servicios especializados de prevención de recaídas, según corresponda.

¿Te ha resultado útil esta información? no

Gracias, acabamos de enviar un correo electrónico de encuesta para confirmar sus preferencias.

Lecturas adicionales y referencias

  • Drogas y alcohol; Salud publica inglaterra

  • FRANCO

  • Hit.org.uk

  • Lanzamiento

  1. Uso indebido de drogas: resultados de la Encuesta sobre delitos 2014/15 para Inglaterra y Gales, julio de 2015; Oficina en casa

  2. Orientación para trabajar con consumidores de cocaína y crack en atención primaria.; Real Colegio de Médicos Generales, 2004

  3. Hser YI, Huang D, Brecht ML, y otros; Contrastes de trayectorias de uso de heroína, cocaína y metanfetamina. J Addict Dis. 200827 (3): 13-21.

  4. Muertes relacionadas con el envenenamiento por drogas en Inglaterra y Gales, registros 2014; Oficina de Estadísticas Nacionales

  5. Volver SE, Brady KT, Waldrop AE, y otros; Traumatismo en la vida temprana y sensibilidad a los factores estresantes de la vida actual en individuos con y sin dependencia de cocaína. Soy abuso de alcohol de drogas. 200834 (4): 389-96.

  6. Rubio G, Manzanares J, Jiménez M, et al.; El consumo de cocaína por parte de grandes bebedores aumenta la vulnerabilidad al desarrollo de la dependencia del alcohol: un estudio de seguimiento de 4 años. J Clin Psiquiatría. 2008 abr69 (4): 563-70.

  7. Chahua M, Sánchez-Niubo A, Torrens M, et al.; Calidad de vida en una muestra comunitaria de jóvenes consumidores de cocaína y / o heroína: el papel de los trastornos mentales. Qual Life Res. 2015 sep24 (9): 2129-37. doi: 10.1007 / s11136-015-0943-5. Epub 2015 15 de febrero.

  8. Watson R; El consumo de cocaína aumenta notablemente entre los jóvenes de 16 a 29 años. BMJ. 2002 Oct 12325 (7368): 794.

  9. Cocaína; Pubchem, 2005 (actualizado 2015)

  10. Uso indebido de drogas en mayores de 16 años: desintoxicación de opioides; Guía Clínica NICE (Julio 2007)

  11. Pautas del Reino Unido sobre abuso de drogas y dependencia en el manejo clínico; Departamento de Salud (Inglaterra), el Gobierno de Escocia, el Gobierno de la Asamblea de Gales y el Ejecutivo de Irlanda del Norte (2007)

  12. Investigación para la recuperación: una revisión de la base de evidencia de drogas; El gobierno escocés 2010

  13. Uso indebido de drogas: intervenciones psicosociales; Guía Clínica NICE (Julio 2007)

  14. Más corto D, Kosten TR; Nuevos tratamientos farmacoterapéuticos para la adicción a la cocaína. BMC Med. 2011 nov 39: 119. Doi: 10.1186 / 1741-7015-9-119.

Gabapentina Neurontin

Rinitis no alérgica