Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Huntington

Este articulo es para Profesionales médicos

Los artículos de referencia profesional están diseñados para que los profesionales de la salud los utilicen. Están escritos por médicos del Reino Unido y se basan en pruebas de investigación, directrices del Reino Unido y de Europa. Usted puede encontrar el Enfermedad de Huntington Artículo más útil, o uno de nuestros otros. articulos de salud.

Enfermedad de Huntington

  • Epidemiología
  • Presentación
  • Diagnóstico diferencial
  • Investigaciones
  • Prueba predictiva
  • administración
  • Pronóstico

La enfermedad de Huntington (EH) es un trastorno neurodegenerativo progresivo autosómico dominante con un fenotipo distinto, que incluye corea y distonía, falta de coordinación, deterioro cognitivo y dificultades de comportamiento.[1]Se asocia con la pérdida de células dentro de los ganglios basales y la corteza. La enfermedad de Huntington fue descrita por primera vez por George Huntington en 1872. La enfermedad se asocia con aumentos en la longitud de la repetición de un triplete de cisteína-adenosina-guanina (CAG) presente en un gen llamado 'huntingtin' (HTT) ubicado en el cromosoma 4p16.3.[2]Hay muchos tratamientos sintomáticos, pero no hay terapias que alteren la progresión de la enfermedad.[3]

Epidemiología[4]

  • La prevalencia se estima entre 1 en 10,000 y 1 en 20,000.
  • La EH es el trastorno neurodegenerativo hereditario más frecuente.[5]Es la causa genética más común de la corea.[6]
  • La edad media al inicio de los síntomas es de 30-50 años.
  • En algunos casos, los síntomas comienzan antes de los 20 años de edad con trastornos de la conducta y dificultades de aprendizaje en la escuela: la enfermedad de Huntington juvenil (JHD); esto es más común cuando la condición ha sido heredada del padre.[2]

Presentación

Normalmente, el inicio de los síntomas es en la mediana edad, pero el trastorno puede manifestarse a cualquier edad.[1]A menudo hay una fase prodrómica de síntomas psicóticos y conductuales leves antes del desarrollo de la corea. Las anomalías clínicas y neurorradiológicas se pueden demostrar en individuos con genes positivos antes de la aparición de la EH manifiesta, incluso hasta 15 años antes de la aparición de la enfermedad.[7]

  • Los signos tempranos pueden ser cambio de personalidad, auto-abandono, apatía con torpeza, inquietud con gestos fugaces.
  • Los problemas de comportamiento pueden conducir a conflictos familiares, rupturas matrimoniales y pérdida del empleo antes de que se haya hecho un diagnóstico formal.
  • El estado de ánimo deprimido es significativamente más alto en los portadores del gen de la EH que en la población general y en individuos con EH se ha reportado que es tan común como el 69%.[5]
  • HD luego conduce a la corea progresiva, la rigidez y la demencia. Con frecuencia se asocia con convulsiones.
  • La corea es inicialmente leve, pero puede ser severa y causar movimientos incontrolables de las extremidades.
  • A medida que avanza la enfermedad, la corea se reemplaza gradualmente por distonía y rasgos parkinsonianos.
  • Disartria, disfagia y movimientos oculares anormales son comunes. También puede haber otros trastornos del movimiento, por ejemplo, tics y mioclono.
  • Los pacientes con EH pueden desarrollar una amplia gama de disfunciones, que incluyen la cardiomiopatía relacionada con la EH y el desgaste del músculo esquelético.[5]

La EH se asocia con el aumento de la depresión, la bradicinesia, el deterioro cognitivo y la agresión a medida que avanza la enfermedad.[8]Las dificultades de comportamiento incluyen apatía o falta de iniciativa, disforia, irritabilidad, agitación o ansiedad, falta de cuidado personal, falta de juicio e inflexibilidad.[1]Las características tardías incluyen espasticidad, clonus, parálisis de la mirada supranuclear y respuestas plantares extensoras. La tasa de deterioro cognitivo es muy variable.

JHD (6% de todos los casos de HD) se define como una edad de inicio menor de 20 años. Causa características parkinsonianas, distonía, signos del tracto piramidal, demencia y epilepsia. La corea es a menudo leve y puede estar ausente.

Diagnóstico diferencial

  • Neuroacantocitosis: un grupo de afecciones genéticas que se caracterizan por trastornos del movimiento y acantocitosis (glóbulos rojos de forma anormal).
  • Disquinesia tardía y otras causas de la corea.
  • Otras causas de la demencia.

Investigaciones

  • Las imágenes por resonancia magnética y tomografía computarizada en la EH de moderada a grave muestran una pérdida de volumen del cuerpo estriado y un aumento del tamaño de los cuernos frontales de los ventrículos laterales; sin embargo, las exploraciones no suelen ser útiles para el diagnóstico de un trastorno temprano.[1]
  • Si se consideran las pruebas genéticas, se requiere un amplio asesoramiento genético en una unidad especializada en vista de las implicaciones de una enfermedad neurodegenerativa progresiva, familiar y progresiva.
  • Pruebas para detectar causas alternativas de trastornos del movimiento (incluido el lupus eritematoso sistémico (LES), el síndrome del anticuerpo antifosfolípido, la enfermedad tiroidea y la enfermedad de Wilson) y la demencia.

Prueba predictiva[9]

  • Las pruebas genéticas están disponibles en las clínicas de genética regionales (los detalles de contacto están disponibles en la hoja de información de la Asociación de Enfermedades de Huntington).
  • Las clínicas siguen un procedimiento de asesoramiento genético acordado que generalmente se distribuye en al menos tres sesiones para ayudar a la persona a decidir si realizar o no la prueba.
  • Se toman dos muestras de sangre separadas para verificar los resultados. La sangre del padre afectado también se puede analizar para verificar el diagnóstico original de HD.
  • Una sección del gen de Huntington contiene citosina, adenina y guanina repetidas varias veces. En el gen defectuoso hay muchas repeticiones.
  • Se reconocen cuatro tipos de resultados:[5]
    • Menos de 27 repeticiones es inequívocamente normal.
    • Entre 27 y 35 repeticiones es normal, pero existe una pequeña posibilidad de que la repetición aumente en las generaciones futuras.
    • Entre 36 y 39 repeticiones es anormal, pero existe la posibilidad de que la persona se vea afectada muy tarde en la vida o incluso que no lo haga.
    • Más de 40 repeticiones es inequívocamente anormal.
  • Aunque la prueba puede determinar si la persona está portando la mutación de la EH, no puede saber cuándo comenzará a desarrollarse la enfermedad.

administración

  • La farmacoterapia actual no tiene ningún efecto sobre la progresión de la discapacidad.
  • Las hipercinesias y los síntomas psiquiátricos pueden responder bien a la farmacoterapia, pero los déficits neuropsicológicos y la demencia no se pueden tratar.[10]
  • Estándares de cuidado:
    • Los pacientes, sus familias y cuidadores requieren un gran apoyo físico y emocional.
    • El cuidado de una persona con EH es complejo e involucra muchas especialidades que incluyen neurología, práctica general, psiquiatría, terapia del habla y lenguaje, fisioterapia, genética clínica, neuropsicología y dietética, así como trabajo social y cuidados paliativos. Sin embargo, hay poca investigación sobre este aspecto de la EH.
    • La Red Europea de Enfermedad de Huntington ha creado "Estándares de atención" que se espera que beneficien directamente a los pacientes, así como que fomenten la recopilación de datos para contribuir a la investigación sobre su causa y prevención.
  • Corea:
    • Las benzodiazepinas, el ácido valproico, los agentes que agotan la dopamina (p. Ej., Tetrabenazina) y los neurolépticos pueden ser útiles.
    • Una revisión Cochrane encontró que ninguna intervención demostró tener un control sintomático consistente en la EH. La tetrabenazina se consideró el fármaco anticalámico con los datos de mejor calidad disponibles.[12]
    • Un algoritmo para el tratamiento farmacológico de la corea se ha desarrollado a partir de la opinión de expertos internacionales.[5]
    • La pridopidina es un nuevo fármaco que se cree actúa como un posible "estabilizador dopaminérgico". Es el tema de un estudio de investigación clínica de fase II.[5]
  • Los pacientes con bradicinesia y rigidez predominantes pueden beneficiarse de la levodopa o los agonistas de la dopamina.
  • Depresión:[5]
    • Necesita rápido reconocimiento y tratamiento.
    • Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son antidepresivos de primera elección. La depresión refractaria puede requerir tratamiento con ECT.
    • El riesgo de suicidio oscila entre el 5-10%; es más alto inicialmente cuando el paciente reconoce los primeros síntomas de la EH; El segundo "período de peligro" ocurre cuando la independencia comienza a perderse.
  • Psicosis:
    • Los medicamentos antipsicóticos pueden ser necesarios. Los antipsicóticos atípicos más nuevos son preferibles en vista de su menor incidencia de efectos secundarios extrapiramidales.
    • Los antipsicóticos también pueden ser necesarios en el tratamiento de los comportamientos obsesivo-compulsivos y la irritabilidad cuando la psicoterapia y las estrategias de manejo del comportamiento han resultado inadecuadas.[5]
  • El trasplante de células madre y neuronales se ha estudiado en humanos, pero solo en estudios pequeños.
  • La estimulación cerebral profunda es un nuevo enfoque para el tratamiento paliativo de los movimientos coreaticos, la distonía y la rigidez.

Las pruebas genéticas predictivas permiten la identificación temprana de portadores de la EH y los estudios observacionales están aumentando el conocimiento de la fisiopatología y la progresión natural de la EH. Además, se espera que el desarrollo de mediciones sensibles que permitan un diagnóstico más temprano proporcione el momento ideal para el uso de la terapia modificadora de la enfermedad, como el silenciamiento de genes.[13]

Pronóstico

  • Este es actualmente un desorden neurodegenerativo incesantemente progresivo. Las características clínicas se desarrollan constantemente con un aumento severo en los movimientos coreicos y la demencia.
  • La muerte generalmente se debe a una enfermedad intercurrente, p. Ej., Neumonía.
  • El suicidio es la segunda causa más común de muerte.[4]

¿Te ha resultado útil esta información? no

Gracias, acabamos de enviar un correo electrónico de encuesta para confirmar sus preferencias.

Lecturas adicionales y referencias

  • HDBuzz - Noticias de investigación sobre la enfermedad de Huntington

  • Red europea de la enfermedad de Huntington; Información sobre el proyecto EHDN y estudios participantes.

  1. Walker FO; Enfermedad de Huntington. Lanceta. 2007 Ene 20369 (9557): 218-28.

  2. Enfermedad de Huntington, HD; Herencia mendeliana en línea en el hombre (OMIM)

  3. Mestre T, Ferreira J, Coelho MM, y otros; Intervenciones terapéuticas para la progresión de la enfermedad en la enfermedad de Huntington. Cochrane Database Syst Rev. 2009 jul 8 (3): CD006455.

  4. Roos RA; La enfermedad de Huntington: una revisión clínica. Orphanet J Rare Dis. 2010 dic 205 (1): 40. doi: 10.1186 / 1750-1172-5-40.

  5. Zielonka D, Mielcarek M, Landwehrmeyer GB; Actualización sobre la enfermedad de Huntington: avances en la atención y opciones terapéuticas emergentes. Parkinsonismo Relat Disord. 2015 mar21 (3): 169-78. doi: 10.1016 / j.parkreldis.2014.12.013. Epub 2014 19 de diciembre.

  6. Cardoso f; Enfermedad de Huntington y otras coreas. Neurol Clin. 2009 27 de agosto (3): 719-36, vi.

  7. Ha AD, Fung VS; Enfermedad de Huntington. Curr Opin Neurol. 2012 25 de agosto (4): 491-8. doi: 10.1097 / WCO.0b013e3283550c97.

  8. Cantante c; Tratamiento integral de la enfermedad de Huntington y otros trastornos del core. Cleve Clin J Med. 2012 Jul79 Suppl 2: S30-4. doi: 10.3949 / ccjm.79.s2a.06.

  9. Pruebas predictivas para la enfermedad de Huntington; Asociación de la enfermedad de Huntington

  10. Bonelli RM, Hofmann P; Una revisión sistemática de los estudios de tratamiento en la enfermedad de Huntington desde 1990. Expert Opin Pharmacother. 2007 8 de febrero (2): 141-53.

  11. Mestre T, Ferreira J, Coelho MM, y otros; Intervenciones terapéuticas para el tratamiento sintomático en la enfermedad de Huntington. Cochrane Database Syst Rev. 2009 8 de julio (3): CD006456.

  12. Tang C, Feigin A; Seguimiento de la progresión de la enfermedad de Huntington a través de etapas preclínicas y tempranas. Neurodegenerador Dis Manag. 2012 12 de agosto (4): 421-435.

Síndrome del lóbulo frontal

Enfermedad de refsum